Camión de primeros auxilios Camión de primeros auxilios Camiones históricos

Camiones de primeros auxilios en los años 20 y 30

Históricos Escrito por  Miércoles, 09 Abril 2014 22:00 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

La historia del automóvil en Estados Unidos pasa indefectiblemente por sus museos, donde es posible encontrar piezas únicas, como en el “Towing and Recovery Hall of Fame and Museum” de Chattanooga, Tennesee.

El automóvil significó una auténtica revolución a principios del siglo pasado, a medida que sus ruidosos motores lograban que los maltrechos caminos fuesen recorridos mucho más velozmente.

Chrysler de 1929

Hasta su aparición y la del motor de explosión que lo impulsaba, si uno quería ir de una población a otra dependía o bien de las líneas de ferrocarril a vapor o bien, cuando no las había a mano directamente de la tracción animal o los propios pies. Así las cosas, en un país tan extenso como los Estados Unidos el automóvil se convertía hace 90 años en el único medio más o menos veloz y fiable de poder recorrerlo. Pero claro, a veces sucedía que aquellas máquinas, no demasiado fiables, por muchas vueltas que se le diera a la manivela se negaban a ponerse en marcha. Y claro, si uno no era capaz de solucionar la avería y no había un mecánico a mano...Pronto se empezó a escuchar aquello de:” ¿Hay una grúa por aquí?”

Desde luego el medio de remolcar una de aquellas nuevas máquinas llamadas automóviles parecía ser otro automóvil y pronto se vio claro que lo mejor era disponer de vehículos especializados. Habían nacido las primeras grúas y, como que todavía no existían camiones propiamente dichos, lo suyo era buscar alguno de los modelos más resistentes y potentes fabricados hasta la fecha para transformarlos.

Packard de 1929

Vestigio de 1913

En el “Towing and Recovery Hall of Fame and Museum” de Chattanooga, Tennesee, guardan como un tesoro una grúa de rescate en carretera Locomobile del año 1913. Cuando ahora admiramos esa grúa, parece curioso haber transformado así una limusina, pero claro sus propietarios no fueron capaces de encontrar un vehículo más poderoso en 1919, año en el que le cortaron la carrocería y añadieron la grúa marca Holmes de 4 toneladas de capacidad. No resulta extraño que optasen por un Locomobile, pues esta marca neoyorquina fundada en 1899 era de lo mejorcito de la época. Su nombre provenía de la fallida idea de unir locomotoras a vapor y automóviles, algo que para 1901 ya empezaba a quedar claro que no era el camino a seguir, debido a la incapacidad de un automóvil a vapor para cargar agua y carbón para poco más 20 millas de autonomía. Parecía que el motor de explosión alimentado por gasolina era la gran solución y si hacía falta potencia no había más que fabricar grandes motores añadiéndoles los cilindros que hicieran falta. Los Locomobile pronto ganarían fama gracias a su potencia y a vencer en carreras tan exigentes como el rally Los Ángeles Phoenix de 1913. Existían modelos de hasta 90 CV. de potencia, no estaba nada mal, aunque el consumo debía estar acorde con los 17 litros de cilindrada de su motor. Así las cosas esta grúa transformada en 1919 costó una auténtica fortuna para su época...Sólo el auto se comercializaba por cerca de 4.500 dólares, el equivalente a unos 100.000 de hoy en día.

Chevrolet

Creación artesanal

Durante décadas todavía sería difícil distinguir un camión de un automóvil cualquiera. La tecnología y la economía no daban para mucho más y quien podía adquirir un automóvil si lo quería dedicar al transporte simplemente modificaba la parte trasera de la carrocería para albergar una carrocería. Así las cosas incluso el venerable Ford T, del cual se produjeron millones al ser el primer modelo en el mundo fabricado en línea de montaje, pudo ser visto trabajando como grúa de rescate. Las grúas de rescate en carretera, bueno o en simples caminos de tierra que por aquel entonces eran lo más habitual, contaban con cabrestantes, poleas y brazos que permitían rescatar a quien había llevado su auto a un lugar demasiado complicado para volver por sí mismo. Aunque el esfuerzo humano era necesario para accionar las poleas. Sólo unos privilegiados empezaron a contar años después con los primeros cabrestantes accionados por el propio motor del vehículo grúa. Pese a eso lo cierto es que las primeras grúas contaban ya con una apreciable capacidad para sacar del apuro a los primeros automovilistas y camioneros.

Chrysler de 1929

Eso sí, se trataba de auténticos vehículos de artesanía, como demuestra otra de las joyas del mismo museo. Se trata de un Chrysler de 1929, al cual se le cortó la carrocería, creando así una especie de pick up y añadiéndole una grúa del fabricante Beaver. La modificación se completó mediante la adición de un eje trasero y diferencial proveniente de un camión marca Fargo. Más sorprendente que esta habilidosa transformación realizada por el concesionario Chrysler-Plymouth, Hartigan Brothers, de Oak Park en Illinois resulta que el camioncito en cuestión estuviese trabajando desde 1930 hasta 1971. Suponemos, que en cualquier caso la prisa no sería mucha entre los usuarios del servicio de rescate en carretera. Aunque desde luego queda claro que ya no se hacen grúas como las de antes.

The Towing and Recovery Wall of Fallen

Cuando pensamos en monumentos como el muro de los caídos, que es la traducción de eso de Wall of Fallen, se suele hacer en relación a los caídos en algún conflicto bélico. Sin embargo los fundadores del museo dedicado a las grúas de Chattanooga, en el estado sureño de Teennesee, han dedicado un monumento de este tipo a las víctimas de un oficio, que se desempeñe en las carreteras del país que sea, resulta igualmente peligroso. De este modo el museo no sólo recuerda las máquinas empleadas por las empresas de rescate en carretera desde hace casi cien años, sino que además rinde homenaje a los hombres que han hecho de este oficio su modo de vida y especialmente a aquellos que fallecieron desempeñando su imprescindible labor.

Revista Truck

Este artículo, completo
publicado en la revista Truck

Numero 78 - febrero 2014

Visto 6290 veces
Joan Garriga

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

newsletter

Suscríbete al Newsletter

Suscribete gratis al Boletín informativo del Transporte, Camiones y Furgonetas.

Acepto los Términos y Condiciones

Últimos Tweets Truck

Javier Pedroche

Director de la Revista Truck y Editor de Editorial Primera Línea es el jurado en España del TRUCK OF THE YEAR y del VAN OF THE YEAR

Las más leídas del mes

Kiosko y más

Camión Actualidad - Información y Noticias de Transporte

Camión Actualidad

  • Noticias de Camiónes y furgonetas, vehículo industrial y vehículo comercial
  • Revista Truck - La revista del Transporte
  • Toda la actualidad del Transporte de Mercancías por Carretera