Advertisement
Saviem: Entre dos frentes Saviem: Entre dos frentes

Saviem: Entre dos frentes

Valora este artículo
(1 Voto)

En la posguerra, con Renault ya en manos estatales y antiguas marcas galas con enormes problemas de supervivencias, se creó una nueva marca comercial para vender un gran abanico de vehículos industriales de procedencia diversa: Saviem.

Saviem significa “Société Annonyme de Vehicules Industriels et Equipment Mécanique”, lo que no precisa traducción y deja claro su propósito: crear simplemente un nombre comercial, no una marca con la cual el usuario se podría identificar por ser algo tradicional o muy conocido anteriormente. Saviem vio la luz en 1955, uniendo las gamas de productos Renault con Somua (Société d’Outillage Mécanique et d’Usinage d’Artillerie del Grupo Schneider), Latil y Floirat, a las que cuatro años más tarde se unió Chausson. Cada una de estas marcas tenía un largo historial en el campo de los vehículos industriales galos, y cada uno por sí solo hubiera tenido el derecho, simplemente por tradición, de mantener su nombre. Por esta razón fue mucho más fácil crear una denominación nueva y neutral.

Saviem: Entre dos frentes

 

Renault entregó al consorcio todos sus vehículos industriales grandes y la gama de los autobuses, quedándose bajo su propio nombre solo con las furgonetas. Las demás marcas entregaron todos sus productos. Por lo tanto Saviem nacía con un popurrí de modelos, lo mejor de cada una de las marcas antes independientes, un abanico de modelos que cubrieron casi todas las necesidades. Sin lugar a duda, la unión fue acertada, y pronto Saviem era uno de los mayores fabricantes de vehículos industriales de Francia, que sólo tenía un fuertísimo rival en el mercado, la marca Berliet.

Al principio los modelos llevaron el nombre de Saviem LRS, lo que significaba “Latil-Renault-Somua”, dejando claro, solo para los que lo sabían, el origen de los modelos. Floirat, la otra marca que se asoció con Saviem, era un especialista en autobuses y autocares de construcción integral con mecánica Latil, creada en 1948, que integró al grupo toda su gama de modelos. El carrocero Chausson, que se unió cuatro años más tarde al consorcio, era también especialista en autobuses y autocares de toda índole, además propietario del fabricante de furgonetas Chenard & Walcker. Para hacerse una idea: Chausson fabricaba de entre 12 a 15 autobuses al día en 1948, y llegó a dar empleo a más de 8.000 personas en sus mejores años, vamos, todo un grande en el mundo de los autobuses y autocares.

No es de extrañar que los resultados de esta variedad de productos bajo un mismo nombre comercial fuera todo un éxito, un abanico inmenso en el que cada posible cliente podía encontrar su vehículo industrial apropiado. El mundo del camión era muy complejo en aquellos años, viejas estructuras tendían a caerse y las empresas constantemente tuvieron que ingeniárselo para poder enfrentarse a la potente competencia de otros países, donde, de hecho, también se reunieron los fabricantes de vehículos industriales para crear nuevos consorcios cada vez más grandes.

Al principio Somua mantenía la mayoría del capital en el consorcio Saviem con un 48%, mientras que Renault y Latil se conformaron con el resto. En 1959 la marca Renault se hizo nuevamente fuerte. Como empresa estatal no toleraba mucho la competencia de empresas privadas (algo parecido pasó en España y en Italia), y además ya había alcanzado sus grandes propósitos en el campo de los turismos, por lo que buscaba nuevos desafíos. Compró las acciones de Latil… y de repente pasó a comandar el consorcio, que fue declarado oficialmente como la División de Camiones de la Regie Renault. Uno de sus primeras labores fue introducir su gama de furgonetas grandes, los Goelette/Galión, en la oferta de Saviem, utilizando éstos primeramente el nombre de Renault-Saviem para más tarde quedarse como un producto más de Saviem. De la cadena de producción de Saviem llegaron a salir hasta 37.000 unidades al año, con lo que la empresa contaba entre las más grandes de Europa.

Saviem: Entre dos frentes

 

 

Colaboración con MAN

En 1960 Saviem firmó un contrato de licencia con la alemana Henschel, antes de que ésta fuera comprada por el eterno rival Mercedes-Benz, y en 1963 compró motores a la MAN germana. Acordó al mismo tiempo el desarrollo en conjunto de una nueva gama de camiones con cabinas chatas. Dicen los anales de la historia que la labor fue dividida para crear una amplia gama en común, lo cierto es que Saviem se ocupaba de los camiones de hasta 12 toneladas y MAN de los pesos pesados. De hecho, los pequeños Saviem también fueron vendidos en Alemania, igual que en Italia, y los grandes Saviem, sobre todo los volquetes de obra, parecían más a los MAN que a modelos franceses.

En 1968 Saviem colaboró con Alfa Romeo en Italia para quedarse con el FC20, un camión de cabina chata y dos toneladas de carga útil y poder comercializar sus productos en el mercado italiano. Dos años más tarde se formó el “Club de los Cuatro”, la unión entre las cuatro marcas DAF, Magirus-Deutz, Volvo y Saviem para desarrollar en conjunto una gama de camiones para toda Europa, adelantándose a los acontecimientos para crear la Unión Europea. La idea fue buena, pero los resultados no prosperaron por mucho tiempo; aún era difícil unir los intereses de distintos países y de su clientela principal, que continuaba prefiriendo modelos nacionales.

Saviem fue una empresa enormemente grande. Pero el fuerte rival Berliet de Lyon dominaba aún en 1968 el 60% de las ventas de camiones de más de 12 toneladas de carga. Berliet, que un año antes se había asociado con Citroën, que en aquellos años también estaba presente tanto en el campo de las furgonetas como en el de los camiones ligeros, mantenía con firmeza su impecable posición en el mercado. No obstante, Citroën se alió con el consorcio Fiat, y cuando los italianos decidieron romper esta unión en 1974, la Regie Renault vio su gran oportunidad de entrar en el capital de Berliet. Compró lo que podía comprar e incluyó a su gran rival Berliet en el consorcio Saviem. Citroën había decidido dejar definitivamente el mercado de los camiones, con lo que no quedó otro rival en el mercado nacional. La integración completa se logró en 1977 cuando se decidió crear Renault Vehículos Industriales (RVI), dejando morir lentamente tanto el nombre de Saviem como el de Berliet, para volver a utilizar el rombo como símbolo y la denominación Renault, ya presente en el mundo de los automóviles y vehículos industriales desde 1898.

Visto 8328 veces
Bocanegra y su equipo

Bocanegra y su equipo

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

1 comentario

  • Enlace al Comentario Eugenio Jueves, 29 Abril 2021 16:55 publicado por Eugenio

    Hola tengo un renault saviem del año 80,necesito los bombines de freno delanteros y no se como conseguirlos,algun sitio?

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

newsletter

Suscríbete al Newsletter

Suscribete gratis al Boletín informativo del Transporte, Camiones y Furgonetas.

Acepto los Términos y Condiciones

Últimos Tweets Truck

Javier Pedroche

Director de la Revista Truck y Editor de Editorial Primera Línea es el jurado en España del TRUCK OF THE YEAR y del VAN OF THE YEAR

Kiosko y más

Camión Actualidad - Información y Noticias de Transporte

Camión Actualidad

  • Noticias de Camiónes y furgonetas, vehículo industrial y vehículo comercial
  • Revista Truck - La revista del Transporte
  • Toda la actualidad del Transporte de Mercancías por Carretera