septiembre
8

Una cuestión de peso

Publicado en: Blog por F. Javier Pedroche

camión 44 toneladas y semirremolque de cinco ejes

Todo parece apuntar a que finalmente el Ministerio de Fomento va a terminar aprobando las 44 toneladas como peso máximo de las actuales configuraciones de tractora y semirremolque de cinco ejes, según una propuesta en la que trabajan de forma conjunta la Dirección General de Tráfico y la Dirección General de Transporte Terrestre.

Se responde así a las continuas exigencias y presiones por parte de los cargadores, que ven en esta medida un camino para aumentar la competitividad de las empresas españolas, y abre una brecha importante con las asociaciones de transportistas, las cuales han mostrado en repetidas ocasiones su oposición frontal ante una medida que consideran va en contra de la rentabilidad de sus empresas al mismo tiempo que disminuye la seguridad vial en nuestras carreteras.

Cargadores y transportistas están obligados a buscar puntos en común
en aras de una mayor competitividad de las empresas españolas…

Dos posturas difícilmente reconciliables que va a poner a prueba la capacidad de negociación de este gobierno, o el que salga de las próximas elecciones, ya que ambas son legítimas y defienden propios intereses.

España, como país periférico en la órbita europea, necesita un transporte eficiente, eficaz y competitivo, a la vanguardia de sus homólogos continentales, como parte fundamental de su desarrollo económico, pero el cambio no debería llevarse a cabo ni de forma radical, ni solo a costa de un colectivo, que ha demostrado a lo largo de la historia su capacidad de adaptación y su amplia disponibilidad a las mejoras.

El transporte en España tiene sus propias características. Se trata de un sector altamente atomizado en el que predominan los autónomos y las pequeñas flotas. Nada que ver con las grandes flotas francesas, holandesas o alemanas. Y esa es la premisa sobre la que tiene que trabajar Fomento a la hora de establecer sus nuevas reglas del juego.

Seguramente el debate importante no esté en 4 toneladas de más o de menos, sino en establecer, de una vez por todas, una relación de igualdad entre cargadores y transportistas. Una relación de cooperación más que de dominio. Las empresas cargadoras deben entender la postura de los transportistas y operadores logísticos, y éstos la de sus clientes. Acercar posturas en aras de una mayor competitividad de nuestro país, que pasa necesariamente por la propia competitividad de todos los actores que intervienen en el proceso económico. En otros países se logró, ¿por qué aquí no? Le toca al Ministerio de Fomento buscar ese punto en común para evitar un posible conflicto cuyas consecuencias hoy en día son difíciles de prever.

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.