abril
28

Miedo a los cambios

Publicado en: Blog, Editoriales Revista Truck por F. Javier Pedroche

Miedo a los cambios

La aparición de camiones que permiten la conducción sin la intervención del conductor, y su consiguiente repercusión en los medios informativos, ha provocado justo el efecto contrario de lo que pretendía el fabricante. Las redes sociales y los foros de camioneros se han cubierto de comentarios temerosos de los que ven en ellos una clara amenaza al futuro de su profesión, poniendo de manifiesto una tradicional resistencia a cualquier cambio en este sector.La extinción de los conductores y la obtención de menores salarios, acordes con el “menor trabajo” realizado, son los argumentos esgrimidos con mayor contundencia por algunos profesionales contra esas máquinas “infernales” que llegan para quitarles el pan de sus hijos.

Afortunadamente, ese colectivo resistente a los cambios, sobre todo si vienen de la mano de la tecnología, es cada vez menor, aunque aún queda un número importante de profesionales que cualquier modificación técnica la consideran un ataque, y esa ancestral resistencia a lo novedoso es una de las causas por las que la modernización del transporte de mercancías va algunas veces un paso por detrás de otros sectores económicos, y el porqué, a pesar de los esfuerzos de los fabricantes de camiones, la carretera no tiene ni el prestigio ni la imagen que debía corresponderle.

Sistemas como las cajas de cambios asistidas tuvieron inicialmente una fuerte oposición por parte de quienes apostaban por las tradicionales no sincronizadas, o más recientemente los distintos sistemas de ayuda a la conducción, que fueron muy cuestionados por lo “inseguros” que parecían. Sin embargo, hoy en día los profesionales se han dado cuenta de su aportación al confort y, sobre todo, a la seguridad, y la mayoría de los camiones montan el cambio automático, y muchos de ellos incluyen entre su equipamiento, por ley, o por demanda de los transportistas, los sistemas más sofisticados de asistencia al conductor.

La conducción autónoma no solo no acabará con el conductor, sino que proporcionará una nueva dimensión y dignificará, de una vez por todas, la profesión. Nadie entendería un avión sin comandante, aunque la mayor parte del vuelo esté controlado por el piloto automático.

Sin duda, el transporte en el futuro será muy distinto a lo que ahora entendemos, y los conductores y autónomos cambiarán sus estatus. La posibilidad de hacer cientos de kilómetros sin tener que estar al volante, abre un mundo de posibilidades, y otorga a esta profesión un atractivo que hasta ahora no tenía.

Queramos o no, la modernidad va a entrar en el transporte, y es importante que no la tengamos miedo y no veamos los avances tecnológicos con miedo, sino como nuevas oportunidades que nos dan ocasión de desarrollar nuevas tareas y nuevas formas de negocio.

JAVIER PEDROCHE

Editor y director

jpedroche@edpl.es

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.