enero
23

MAL EMPEZAMOS

Publicado en: Blog por F. Javier Pedroche

El año 2018 no ha comenzado con muy buenas perspectivas para el transporte que digamos. Dos hechos puntuales acaecidos en estos primeros compases de andadura anual han venido a poner de manifiesto, una vez, más las enormes diferencias que coexisten en nuestro sector del transporte.

La desigual respuesta la convocatoria de paro en Guipúzcoa convocado por el Comité Nacional de Transporte para los primeros días de enero, como medida de protesta ante la introducción de nuevas tasas impositivas mediante el pago de un peaje a los camiones que circulen por algunos tramos de la N-I y la A-15 a su paso por la provincia vasca, al margen de lo oportuno o no, y que estuviera preparado para unas fechas donde la actividad es menor, puso de relieve que lo de la unión hace la fuerza no va con el sector del transporte.

La postura partidista de Guitrans que decidió no secundar el paro ante una supuesta promesa por parte del gobierno vasco de medidas compensatorias a los transportistas ubicados en aquella Comunidad Autónoma para paliar los efectos del mencionado peaje, deja claro que aquello de la solidaridad entre camioneros se debió quedar en alguna cuneta una noche de invierno.

Pero este no ha sido el único punto de ruptura entre las distintas familias que componen el sector. La prórroga por parte del gobierno de los 175.000 euros como cantidad límite para poder acogerse al Régimen de Estimación Objetiva para los impuestos de IRPF e IVA, ha vuelto a poner de manifiesto la enorme barrera que existe entre las pequeñas, medianas y grandes compañías con los autónomos, un sector que, por otra parte, sigue siendo mayoría en el entramado empresarial del transporte en nuestro país.

Un sector que muestra a las claras semejante división interna y que se estructura en base a la premisa de que nadie usurpe los privilegios de unos, mientras se afanan por derogar prerrogativas ajenas, difícilmente va a poder tener los suficientes argumentos válidos para exponer con garantías sus planteamientos frente a cargadores o Administraciones de cara a conseguir sus derechos, que tan legítimamente les amparan durante décadas y que no son oídos una y otra vez.

Es en rio revuelto cuando los pescadores obtienen mejores capturas, y las aguas del transporte no pueden bajar más agitadas. Ni en momentos como este, donde parece que la actividad económica crece y que el transporte es uno de los sectores que mejor se favorece de ello, se es capaz de buscar un punto de unión que sirva de palanca para impulsos productivos.

Y problemas no le faltan. El primero el combustible que, tras unos años de tranquilidad, ha iniciado una escalada de precios como consecuencia de los conflictos bélicos en Oriente Próximo que no augura nada bueno para los miles de camiones que diariamente recorren las rutas europeas. Y queda por saber cómo quedará la redacción definitiva del ROTT con el controvertido tema de los tres camiones para acceso a la profesión y la pérdida de la honorabilidad, por no hablar de la amenaza de las 44 toneladas, un tema que tarde o temprano habrá que abordar y que, dada la cohesión demostrada por unos y otros contendientes interesados en el tema, mucho nos tememos que caiga irremediablemente del lado de los cargadores, una vez más.

JAVIER PEDROCHE

Director

jpedroche@edpl.es

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.