junio
25

Fariseísmo

Publicado en: Editoriales Revista Truck por F. Javier Pedroche

fariseismo

Un reciente comunicado de ASTIC advertía sobre el crecimiento de los transportistas autónomos en el primer trimestre del año frente a una caída de los asalariados, señalando como fuente la última Encuesta de Población Activa, y el deterioro que esto puede acarrear en las futuras condiciones del transporte. Lo que en principio podría parecer como un ataque abierto a la existencia de autónomos en nuestro sector, es, sin embargo, poner el dedo en la llaga sobre un problema que, sin ser nuevo, si viene agravándose en estos años de dificultades económicas.

Desde que uno lleva en esto del transporte y, créanme, ya va para muchos años, no ha parado de escuchar, ni de vivir, la “guerra” entre autónomos y flotistas, como si el transporte fuera exclusiva de una u otra parte. Cada país tiene su propia organización del transporte y el nuestro , por circunstancias que se remontan a la situación económica de los años sesenta, está dominado por una inmensa mayoría de autónomos, al igual que ocurre, por ejemplo, en Italia, donde los padroncinos son también multitud, mientras que en países como Francia o Alemania dominan las grandes flotas.

No hay que olvidar que estamos inmersos en una economía de libre mercado, y es éste el que marca las reglas del juego y señala quien sobrevive y quién no. Por lo que cercenar tendencias o la situación actual mediante presiones y favoritismos es poso recomendable. Los culpables de la actual situación del transporte en nuestro país son todos, autónomos y flotistas. Que cada palo aguante su vela.

Pero resulta paradójico en esta permanente lucha entre autónomos y flotas, el fariseísmo de de estas últimas, no todas, evidentemente, criticando una supuesta competencia desleal por parte de los autónomos, al mismo tiempo que fomentan su aparición, obligando a sus conductores a convertirse en autónomos a cambio de asegurarles cargas y trabajo. Eso sí, en condiciones económicas más efímeras y asumiendo los propios autónomos los riesgos y los costes que ello conlleva. Esto ha ocurrido y está ocurriendo ahora con más virulencia, y lo malo es que son lentejas porque aquellos conductores asalariados que no aceptan esta práctica corren el riesgo de quedarse sin empleo al amparo de la última reforma laboral.

 

Algunas empresas critican la existencia de los autónomos y obligan a sus conductores para convertirse en tales, en su propio beneficio.

 

Y esto es precisamente lo que denuncia ASTIC, la contratación de autónomos en condiciones precarias, con un aumento peligroso de la subcontratación en detrimento de la calidad del servicio. Empresas que, en foros públicos y en las sedes de sus asociaciones, defienden a capa y espada el supuesto papel tan pernicioso que los autónomos realizan en el transporte, pero que no dudan un ápice en “ofrecer” a sus conductores asalariados la posibilidad de convertirse en autónomos.

Y esta situación solo beneficia a los que la provocan, ni los autónomos obtienen ningún favor, y mucho menos la Seguridad Social, que ve mermados unos ingresos que antes le llegaban por parte de los trabajadores empleados. Por ello, se impone la lógica de la ley, y ahora que está en pleno debate la próxima Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT), sería el momento de que el Parlamento acabará de una vez por todas con estas malas prácticas.

 

2 Comentarios

Querido Pedroche, te tuteo porque a estas alturas a los «automonos» ya no se nos permite ni hablar de Ud. Esto que comentas de una guerra, me gustaría que fuese cierto a ver si de una vez por todas nos unimos y actuamos como uno solo. Esto es difícil, ya que como sabes bien el dinero no da la felicidad, pero ayuda, y los autónomos vamos siempre faltos de ese preciado bien. Como competir frente a una gran empresa? disponemos de subvenciones o ayudas a un mismo nivel? podemos negociar el % de descuento por cargar en una u otra red de gasolineras? podemos negociar descuentos en autopistas al mismo nivel? mantenimiento de vehículos? y así mucho mas…
De esta manera ellos pueden reducir gastos y marcar un precio por el transporte mas barato que nosotros, y para si esto no fuera poco, los contratos millonarios con las empresas que hacen que tengan la exclusividad de carga, por lo que tienes que «bajarte los pantalones» y realizar el transporte si ellos te lo venden y al mismo precio que ellos, pero quitándote la correspondiente comisión. De esta manera tus beneficios se reducen en un 62% con relación a los suyos por viaje. Podría seguir pero creo que ya aburro con mas de lo mismo. Un saludo y enhorabuena por el bloc.

Todo lo que dices es muy cierto, pero sobre todo lo de la necesidad de unirse. Las grandes empresas cuentan con numerosas ventajas, pero también es verdad que existe una guerra entre los propios autónomos por llevarse la carga. Y esto no se produce ahora como consecuencia de la crisis, sino que es algo consustancial a la propia estructura del transporte. Y mientras sigue la guerra, los cargadores se llevan el gato al agua.
F. Javier Pedroche

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.