enero
22

COMISIONES

Publicado en: Blog por F. Javier Pedroche

Va ya para dos meses que el transporte, representado en el Comité Nacional, planteó un ultimátum al gobierno amenazando con un paro patronal si no eran atendidas sus reivindicaciones reflejadas en los “12 puntos de la discordia”. Sesenta y pico días en los que los únicos avances conseguidos han ido en la dirección de la creación de comisiones y grupos de trabajo para estudiar lo que el propio Comité llevaba, lleva años, estudiado. Y es que no hay nada mejor para que un problema se perpetúe que establecer una comisión para que los resuelva.

Sesenta y pico días en los que Fomento se ha limitado a enviar cartas a los otros Ministerios sobre las solicitudes planteadas y en los que concluyó el plazo dado por el transporte para el temido paro patronal, sin que resultados ni contestación se hayan hecho patentes.

Reuniones y conversaciones, como las meigas en Galicia, haberlas hay las, pero acudir al Ministerio en busca de soluciones y salir con un equipaje de calendarios, informes jurídicos o estudios pendientes es poco bagaje para tan alto empeño, y denota una sensibilidad hacia el transporte un tanto distraída por parte de nuestras autoridades.

Es cierto que ninguno o casi ninguno de los representantes del transporte en el Comité Nacional está por la labor de sumergir al país en un paro nacional de imprevisibles  consecuencias, y, posiblemente, esa sea la baza que maneje Fomento para dar largas a tan acuciante problemática a base de comisiones, estudios y demás reuniones que no llevan a ninguna parte.

Verdad es, también, que el actual gobierno presidido por Pedro Sánchez, con apenas 85 diputados, cuenta con poca fortaleza para acometer de forma seria renovaciones profundas, bien sean del transporte o de otra índole. No hay que olvidar que los recientemente presentados en el Congreso Presupuestos Generales del Estado para este año aún deben pasar los reglamentarios trámites parlamentarios y con pocos visos de ser aprobados.

Así, el escrito remitido por la directora general de Transporte Terrestre, Mercedes Gómez, a Carmelo González en su calidad del presidente del CNTC, el mismo día que concluía el teórico plazo amenazante, aunque lleno de buenas intenciones, no deja de ser un brindis al sol, que deja todo por hacer y nada resuelto.

De los doce puntos presentados solo tres han obtenido respuesta, y no de forma definitiva. Se trata del compromiso de no aplicar la Euroviñeta, una posible modificación de la Ley de Contrato de Transporte derogando la posibilidad del “pacto en contrario” tan común en las relaciones entre transportistas y cargadores y el incluir el gasóleo profesional en todo el transporte profesional sujeto a autorización a partir de las 7,5 toneladas.

La pelota, por tanto, vuelve a estar del lado de las asociaciones profesionales, que deben dilucidar si cumplen con la amenaza de noviembre y plantean un paro patronal en el transporte, lo que crearía una situación difícil de abastecimiento a empresas, comercios y domicilios, con la consiguiente imagen negativa del sector ante amplios sectores de la opinión pública, o transige con las numerosas prórrogas de la Administración en interminables reuniones carentes de contenido, vulnerando así el malestar profundo del sector y de parte de sus afiliados.

JAVIER PEDROCHE

Director

jpedroche@edpl.es

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.