octubre
3

Cal y arena

Publicado en: Blog por F. Javier Pedroche

carrtera secundaria con camion mercedes

El nuevo curso “académico” empieza con noticias contradictorias para los transportistas. Sin duda, la importante rebaja registrada en la cuantía de las multas en el nuevo Baremo Sancionador tras la entrada en vigor de la nueva Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) representa un dato grato para los profesionales de la carretera. Verán así reducida la presión a la que estaban sometidos, sobre todo en aspectos tan impopulares como los tiempos de conducción y descanso, o por rellenar mal  o no realizar determinadas anotaciones en el disco.

Modificaciones que se han llevado a cabo por la presión ejercida a través de las asociaciones profesional quienes, conscientes de que la infracción debe ser perseguida y castigada, consideraban que la cuantía de las multas era desproporcionada con la falta cometida. Por ello, la noticia ha sido bien recibida, y se congratulan de que al fin el Ministerio de Fomento haya atendido sus demandas en este sentido.

Sin embargo, no todo van a ser buenas noticias, pues nuevos frentes de desencuentros se abren. Esta vez con la Dirección General de Tráfico quien ha anunciado algunos cambios en la futura Ley de Seguridad Vial que afectará directamente a los transportistas. Como medida de seguridad Tráfico pretende rebajar el límite de velocidad para los camiones en determinadas vías, principalmente carreteras comarcales y autonómicas.

El Gobierno debería mejorar el mantenimiento de las carreteras antes de aprobar las 44 toneladas

Una vez más volvemos a poner el carro delante de los bueyes. Los recortes presupuestarios llevados a cabo por este Gobierno, entre otras cosas, está produciendo un enorme deterioro en nuestras redes viales. Y si los desperfectos son patentes en la red principal, con autovías no dignas de un país desarrollado, no digamos ya en la red convencional. Esto hace que buena parte de los accidentes en estas vías no se deba ni al exceso de velocidad ni a despistes de los conductores, sino más bien al estado del firme, que en determinados tramos es llanamente deplorable, sin que los gobiernos central, ni autonómicos hagan lo más mínimo por evitar esos puntos muertos.

Pero sin duda, donde más radica el caballo de batalla entre transportistas y Tráfico es en la intención de la Dirección General de aprobar un peso máximo de 44 toneladas para las combinaciones de tractora y semirremolque de cinco ejes. Y es que cada vez que se habla de aumentar la carga a los transportistas se les ponen los pelos como escarpias, sobre todo, porque en este país suele cobrarse el transporte por kilómetro, con independencia de la carga llevada, por lo que muchos se temen que esta medida beneficiará a los cargadores pero no a los camioneros.

No obstante, esta medida conlleva otras consideraciones. Resulta cuanto menos chocante que se estuviera en contra de las 60 toneladas para combinaciones de siete ejes, en las que la presión de cada eje es menor sobre el asfalto que las actuales de 40 toneladas con cinco, mientras ahora se quieren autorizar 4 toneladas más con los mismos ejes, aumentando el peso por eje sobre el firme.

Uno a veces no entiende los cambios repentinos de nuestros administradores, que ante dos medidas totalmente opuestas sean capaces de conceder los mismos argumentos. A no ser que las presiones de ciertos colectivos priven sobre la propia seguridad vial o el mantenimiento de las carreteras.

 

3 Comentarios

pienemente de acuerdo con mi colega.

Me preocupa de sobre manera el estado de las carreteras, pues ya me han jugado malas pasadas encuanto al bienestar de mis vehículos, ya que son mis herramientas de trabajo. Consideré este articulo muy interesante, les envío un saludo.

Es un problema que la Dirección General de Tráfico y el Ministerio de Fomento nunca han querido reconocer. Echar la culpa siempre a los conductores es más fácil que llevar a cabo un exhaustivo programa de mantenimiento. No hay más que circular por la N-I hasta Somosierra para darse cuenta de cómo están nuestras carreteras.
F. Javier Pedroche

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.