junio
25

Asociacionismo

Publicado en: Blog, Editoriales Revista Truck por F. Javier Pedroche

Lo dijo el propio Ovidio de la Roza en la clausura de la Asamblea General de la CETM, “la clave para nuestra supervivencia y crecimiento está en reforzar el asociacionismo y en implicarnos sin ambages en el funcionamiento de nuestras organizaciones”. Echaba en falta el flamante presidente de la CETM aquellas asambleas con 400 personas en una demostración de fuerza y unidad del sector.

Posiblemente, esta pérdida de efectivos en el asociacionismo sea la lógica consecuencia de lo que viene ocurriendo en un sector tremendamente competitivo y en el que impera la ley del más fuerte, o del más débil, según se mire. Un transporte en el que luchan todos contra todos, en el que la colaboración brilla por su ausencia y en el que incluso conviven multitud de asociaciones con un objetivo aparentemente común, pero con intereses bien distintos.

Una falta de unidad que está siendo aprovechada por todos aquellos estamentos que, viviendo del transporte, sacan buena tajada de él. Las administraciones públicas con la implantación de impuestos, viñetas y peajes. Los cargadores, con la obtención de precios, incluso por debajo de la rentabilidad del transportista, y la imposición de sus propias condiciones de carga, descarga y plazos de pago, sin que la empresa que transporta puede hacer nada por modificarlas.

Se implantaron las 60 toneladas a pesar de la “firme” oposición inicial de las asociaciones, y mucho nos tememos que ocurra algo similar con las controvertidas 44 toneladas. A tenor de cómo se refirió a este tema el director general de Transporte Terrestre, la presión de los cargadores está siendo tan fuerte que es muy posible que, si las asociaciones no lo remedían, caen de un momento a otro. Otra cosa será que el Comité Nacional consiga algunas contraprestaciones, que parece ser es donde si sitúa ahora el debate.

En cada reunión de transportistas siempre se menciona, por pasiva o por activa, más bien lo primero, el recurso de la huelga como medida de demostración de fuerza, pero muy pocos en el sector barajan esta posibilidad como una alternativa real.  Igual no es necesario llegar a tanto, bastaría con una estrategia común, una unión de verdad, aunque después de tantos años dando vueltas sobre lo mismo, la solución no parece tan sencilla.

JAVIER PEDROCHE

Director

jpedroche@edpl.es

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.