febrero
29

Un parque que envejece

Publicado en: Editoriales Revista Truck por F. Javier Pedroche

PEGASO TRONER

Los primeros datos sobre el mercado de vehículos industriales en nuestro país no parecen muy halagüeños, y las perspectivas que situaban las matriculaciones de camiones de más de 16 toneladas en torno a las 15.000 unidades para este año deben ser revisadas a tenor de la escasez de pedidos que han entrado en las marcas en estos últimos meses.

 

Comienzan a llegar a las redacciones los resultados que obtuvieron los distintos fabricantes durante el ejercicio pasado y aunque todas ellas desprenden euforia y entusiasmo, lo cierto es que en el trasfondo se vislumbra un alto grado de preocupación. El máximo responsable de Volvo en España, Stephane de Creisquer, al presentar hace unos días los excelentes resultados obtenidos por la marca sueca, tanto en España como en el resto del mundo, ya anunciaba una caída del 20% para este año, situándolas en torno a las 12.000.

 

Como la economía española, el mercado de industriales también ha entrado en recesión, y eso no solo va a perjudicar a las respectivas cuentas de resultados de los fabricantes, sino que el efecto irá mucho más lejos. Y es que, tras años en los que la modernización y el crecimiento del parque se han producido de forma a veces desaforada, poco a poco se está produciendo no solo una reducción del parque sino un preocupante  envejecimiento del mismo.

 

El envejecimiento del parque hará del transporte español menos competitivo frente a los colegas europeos

 

Según un análisis realizado por la empresa MSI Sistemas de Inteligencia de Mercado,  el parque español  de camiones pesados, que en el año 2010 era de 363.473 se reducirá en torno a un 8,5% hasta el año 2014. Sin embargo, el mismo informe auguraba un crecimiento medio del 6% en los próximos cuatro años. Evidentemente, las previsiones se realizaron antes de la caída del pasado verano, cuando empezó un declive que nadie esperaba.

 

Ello significa que la reducción del parque será aún mayor, lo que unido a un menor movimiento de mercancías y, por tanto, menos kilómetros recorridos, va a ser un verdadero palo para la actividad de postventa de los fabricantes y sus redes de asistencia, ya bastante tocadas en estos años. Algunas marcas han previsto que la recuperación del negocio de la postventa no se producirá hasta el año 2016.

 

El envejecimiento del parque, por su parte, supondrá un fuerte retroceso en el camino iniciado para conseguir un transporte más sostenible, más seguro y, sobre todo,  más económico. Contar con camiones más antiguos también nos hará menos competitivos de cara a nuestros colegas europeos, y eso no es bueno, ni para el sector ni para la economía de nuestro país.

 

Los fabricantes llevan años, justo desde que se inició la crisis, reclamando ayudas de la Administración para el camión, similares a las recibidas por otros sectores de automoción, como los turismos y autobuses, pero es como predicar en el desierto, y hasta ahora nadie ha escuchado sus ruegos. Sabemos que con los tiempos que corren resulta difícil acudir en ayuda de nadie, pero no hagamos como el capitán del Costa Concordia, no abandonemos el barco antes de tiempo. Nos va en ello la supervivencia del sector.

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.