julio
16

España, apuesta segura

Publicado en: Editoriales Revista Truck por F. Javier Pedroche

 

Planta de Iveco en Madrid

La fuerte presión ejercida por los mercados internacionales, léase especuladores, está llevando a nuestro país a una situación realmente crítica, con una prima de riesgo por encima de la que ostentaban Irlanda y Portugal cuando la Unión Europea acudió a su rescate, y un bono a diez años que supera el 7%. Estos datos por sí solos señalan la bancarota de un país, y denotaría una carencia total de confianza hacía presentes y  futuras inversiones aquí.

 

Sin embargo, la industria mundial de la automoción  está demostrando que España representa un excelente destino de sus inversiones, que rompió hace ya muchos años el bulo de país caro y poco trabajador, y que el nivel de calidad y eficiencia alcanzado en sus centros de producción en nada tienen que envidiar a los del resto del mundo. La reciente celebración en Madrid de la Cumbre Internacional del Automóvil de la Asociación de Constructores Europeos (ACEA) es buena prueba de ello.

 

Las fuertes inversiones que van a recibir las plantas españolas de automoción recalca la confianza de la industria europea en nuestro país

 

Los líderes europeos, y podríamos decir mundiales, del sector se dieron cita en la capital española en un claro gesto de apoyo a la industria automotriz nacional, y para reunirse con el presidente del Gobierno y miembros de su Gabinete para hacerles ver la necesidad de mejorar algunos aspectos, como las infraestructuras que palien en gran medida el carácter periférico de nuestro país.

 

Pero como no solo de gestos vive la economía, las importantes inversiones que varios fabricantes van a realizar en las plantas españolas a lo largo de los próximos años, aparte de la creación de nuevos puestos de trabajo en un país donde el alto índice de desempleo es la mayor preocupación de todos los agentes sociales, devuelve a España a un lugar privilegiado dentro de la industria europea.

 

Las plantas españolas de Nissan, Ford e Iveco van a recibir en un corto período de tiempo más de 2.000 millones de euros para mejorar sus procesos y equipamiento, ya de por sí altos, como lo demuestra los numerosos reconocimientos que han recibido en estos últimos años.

 

Estas fábricas producirán en exclusiva para el mercado europeo los camiones Stralis y Traker, las furgonetas Connect y la versión eléctrica de la NV200, junto al nuevo camión de la planta de Nissan en Ávila, lo que descarta las impresiones más pesimistas que siempre han manifestado su temor a que los fabricantes aquí instalados abandonaran las fábricas para instalarse en otros lares mucho más baratos, especialmente en mano de obra.

 

Esta apuesta por la producción en España desmiente también la errónea creencia que la mano de obra en este país es cara y los niveles de productividad muy bajos. Que empresas como Ford, Nissan o Iveco confíen a sus instalaciones españolas la producción de algunos de sus modelos en exclusiva de muestra que los más agoreros estaban equivocados, y que España sigue contando con la plena confianza de la industria mundial.

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.