julio
8

Ayudas para todos

Publicado en: Blog, Editoriales Revista Truck por F. Javier Pedroche

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFinalmente, tras muchos meses de idas y venidas, el Gobierno ha dado luz verde al Plan PIMA Transporte, lo que debería representar un buen impulso al mercado de vehículos industriales, como ya ha ocurrido con otros programas de ayudas para turismos o furgonetas. Un Plan que el sector venía demandando desde hacía tiempo, y que se ha aprobado precisamente cuando el mercado ya da claros síntomas de recuperación. Pero como toda ayuda es buena, al menos servirá para que dicha recuperación se produzca de forma más rápida.

El Plan prevé una dotación de 405 millones, de los que sólo 5 de ellos serán aportados por la Administración, concretamente por el Ministerio de Fomento para achatarramiento de vehículos, porque el resto corresponde al Banco Europeo de Inversiones y a entidades privadas, básicamente financieras.

Pero queda por saber cómo se van a articular estas ayudas y como se van a gestionar para que lleguen a todos los estamentos del transporte. Lo que conocemos es el plato, ahora faltan las tajadas. Saber si estas ayudas van a financiar los intereses, si representan una cuantía concreta para la compra y, sobre todo, los requisitos para poder acceder a ellas.

La llegada del Euro 6, con camiones más caros, en medio de una fuerte crisis económica ha pillado a todos, pero especialmente a los autónomos, con las defensas muy bajas. Tanto, que prácticamente han desaparecido de los concesionarios, unos por cese de negocios y la mayoría por la falta de financiación para la renovación de sus vehículos. Por eso, de cómo se tramiten estas ayudas dependerá que el numeroso colectivo de autónomos tenga acceso a ellas y se acometa de forma seria la necesaria renovación de un parque de vehículos que ha envejecido peligrosamente en los últimos años.

Es fundamental que el Plan PIMA Transporte llegue especialmente a las empresas con menor capacidad económica.

Desde que empezó la crisis los autónomos y pequeños flotistas han visto cerradas por completo sus líneas de financiación, lo que aparte de poner en peligro su propia subsistencia les ha impedido tener acceso al mercado de camiones, que ha quedado limitado a las grandes empresas, esas que sí tienen capacidad económica para cambiar sus flotas cada tres o cuatro años. Una situación que ahonda en un fuerte desequilibrio y una falta de competitividad para aquellas empresas que no pueden contar con camiones más modernos, menos contaminantes y, sobre todo, que ofrezcan unos menores costes de explotación.

Es la pescadilla que se muerde la cola, porque a menos recursos se es menos competitivo, y la única forma de competir es ofreciéndose por menos dinero que la competencia, lo que a su vez provoca, una descapitalización de las empresas. Es fundamental, por tanto, que las ayudas lleguen a todos, pero especialmente a aquellos que más lo necesiten, a los que hasta ahora han visto cortadas sus posibilidades de crecimiento.

Es necesario que se agilice el flujo de dinero a las empresas, solventes eso sí, pero con menor capacidad económica, porque si volvemos a fortalecer a los más grandes, el desequilibrio será aún mayor, y la competitividad del tejido transportista español se verá seriamente amenazada.

A tenor de lo visto en otros sectores industriales, mucho nos tememos que el Gobierno no sea capaz de asegurar que estas ayudas reflejadas en el Plan PIMA Transporte llegue a quien tiene que llegar, y se convierta en un beneficio para aquellas cuya dificultad en medio de la crisis, debido a su fortaleza económica, ha sido mucho menor. Para eso, se podrían haber ahorrado el paseo a Bruselas.

1 Comentario

Juan luque 27/08/14 @ 22:38

Buenas noches .

Veo que el artículo es del 8 de julio a día de hoy 27 de Agosto no me consta tal ayuda. Me podría aportar donde salió. Gracias

Un Saludo.

Deja un comentario

Nota: ¡Gracias por su comentario! Sera revisado antes de su publicación.